Los perros y los gatos

La convivencia entre perros y gatos es posible, no contestaréis alguno, pero si que pueden convivir.
Todo el mundo piensa que los perros nacen con el instinto de perseguir a los gatos para cazarlos, pero no es así. El perro le sale ese instinto después de haberse acercado a un gato y que este le haya arañado, sólo así empieza la enemistad del perro con el gato.
En cambio la enemistad del gato con el perro si que es desde que nacen, porque los ven mas grandes, y cuando el perro se acerca al gato para olfatearlo y jugar con él, las señales corporales que tiene el perro son totalmente distintas a las del gato, y por eso le ataca.
Lo que debemos hacer si queremos que nuestro perro se lleve bien con un gato que vaya a vivir en nuestra casa o la de algún familiar, es presentarle al gato cuando esté tranquilo y tumbado, hemos de saber que el gato enseguida tendrá ganas de acercarse a el gato para poder jugar con él y olfatearlo, pero no debemos dejar que lo haga; intentaremos que el perro este sumiso y que el gato se acerque poco a poco, cuando le surja la curiosidad sin forzarlo, ya que sino haremos el efecto contrario. Si el perro se porta bien cuando este el gato a su lado, sin intentar perseguirlo para jugar y se deja oler por el gato, tendremos que felicitarlo ya que solo así entenderá que el gato es un amigo y no un intruso en casa, esto sobretodo cuando el perro ya no sea cachorro. Porque cuando son cachorros los dos es más fácil que se lleven bien, ya que es cuando es más fácil enseñarles.

Si lo hacemos así y poco a poco, conseguiremos seguro que se lleven bien; eso si, ten en cuenta que cuando estén juntos tienes que estar tu para supervisarlos, y si no estas mantenlos en dos habitaciones diferentes, hasta que veas que se llevan del todo bien y casi pasan uno del otro.
Persevera en esto y podrás tener dos mascotas felices, no desfallezcas por que tarden, lo más normal es que tardes de 4 a 8 semanas.


Share