Armadillo

Los armadillos o los dasipódidos son muy característicos y reconocibles por su armazón dorsal, el cual está formado por placas yuxtapuestas, que generalmente suelen estar oredenadas en filas transversales, tienen las patas bastante cortas y la cola muy larga. Muchos armadillos pueden enrollarse en forma de bola, otros aunque no puedan el armazón que está compuesto por escudos córneos les sirve de protección.

Los armadillos son de hábitos nocturnos, con lo que por el día descansan; además son cavadores. Son animales omnívoros necrófagos, lo que quiere decir que se alimenta de animales y plantas muertas, también son insectívoros.

Dentro de los dasipódidos se incluyen tres subfamilias, con nueve especies que siguen vivas y otras tantas especies extintas.

El armadillo es cazado en muchas zonas para usar su caparazón, que tiene valor comercial; en otras zonas se come su carne, la cual comparan con el sabor de la del cerdo, pollo o conejo, y el caparazón y la cola lo comen asándolo y mordiéndolo como si fuera piel de cerdo; en otros sitios le ofrecen propiedades curativas y cocinan el caparazón y luego lo machacan hasta que se puede mezclar con bebidas, incluso dicen que la sangre es buena. Lo que si es cierto es que en algunos países como Venezuela se legisla la caza de estos animales ya que son portadores de muchos microorganismos muy perjudiciales; como el causante de la lepra, entre otras. A día de hoy se realizan estudios con el armadillo a fin de encontrar medicamentos contra algunas enfermedades como la fiebre amarilla.


Share